Tu hambre nocturna se debe principalmente al estrés

Un grupo de investigadores descubrió que el hambre nocturna se debe al estrés, así que el reto consiste en disminuirlo con otras prácticas y estrategias.

¿Sueles atacar al ‘refri’ o la alacena una vez terminado el día? Un nuevo estudio señala que el hambre nocturna se debe al estrés principalmente. Sí, es cierto que la ansiedad y el estrés son síntomas que caminan de la mano y parecen ser inofensivos, sin embargo, causan conductas que pueden ser un poco más peligrosas.

Este nuevo estudio, publicado en el Diario Internacional de la Obesidad analizó los cambios en nuestros deseos de comer más de lo que debemos a lo largo del día, principalmente a altas horas de la noche.

El análisis fue dirigido por la Universidad de Medicina Johns Hopkins en Baltimore y observó los niveles de estrés de los participantes para demostrar que el estado mental de una persona tiene un impacto directo en las hormonas relacionadas con el hambre.

El análisis

Este experimento se realizó en un grupo de 19 hombres y 13 mujeres de edades de entre 18 y 50 años con sobrepeso, específicamente con un índice de masa corporal de 28 a 52, siendo que el sobrepeso comienza con 25.

En la parte inicial del experimento, los participantes debían ayunar durante ocho horas antes de consumir algún líquido. Después de 130 minutos de haber consumido algún alimento, los investigadores medían el nivel de estrés de los participantes con una cámara que registró sus expresiones faciales y analizaron su sangre para calcular los niveles de sus hormonas de hambre y estrés.

Luego de media hora de la prueba de estrés, se le dio un buffet de bocadillos, snacks y comida poco saludable a los participantes en el estudio. Al observar el comportamiento de estos, el equipo de investigadores notó que su apetito tendía a ser mayor entre el inicio de la noche y la mañana, ya que la sensación de saciedad disminuye temprano en la noche, pero el estrés contribuye a tener hambre de nueva cuenta.

Con este análisis las personas podrán tomar medidas más efectivas para reducir el riesgo de la ingesta calórica indebida durante la noche, asegura la profesora de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Medicina Johns Hopkins, Sarah Carnell.

De igual manera, toma en cuenta que por la noche, cuando nuestro cuerpo está menos activo, la digestión puede presentar dificultades si sobrealimentas a tu cuerpo. No debemos comer alimentos de toda clase a todas horas, aunque estos sean sanos, como las frutas. Además, comer más durante la noche puede perturbar tu ciclo de sueño normal.

La próxima vez que tengas ganas de abrir el refri a altas horas de la noche piénsalo dos veces.

 

FUENTE: Cultura Colectiva

El delicado equilibrio de la ‘zona de confort’

Las empresas deben mantener algo de nervio entre los trabajadores pero sin inducirles al estrés.

El equilibrio entre productividad y calidad de vida es uno de los grandes retos de la gestión empresarial.

El concepto de «zona de confort» se ha extendido tanto que ya ha pasado a formar parte del paisaje laboral y es un tema habitual en cualquier charla motivacional o en el discurso de los coach. Pero, ¿qué es eso y qué significa exactamente? Ovidio Peñalver, psicólogo y coach en Isavia Consultores, lo define así: «Es una zona de estrés neutro», es decir: una situación a la cual estamos acostumbrados y con la que podemos lidiar con el mínimo esfuerzo. Estar dentro de esta zona, según Peñalver, «nos hace dejar de ser innovadores y creativos; llega un momento en el que sólo nos trae aburrimiento y desidia». Para el psicólogo, en la vida profesional es necesario cierto grado de tensión que nos invite a «sentirnos más vivos y a disfrutar con los cambios». Pero advierte: salir de la «zona de confort» para entrar en la llamada «zona de aprendizaje» no es incompatible con estar bien y sentirse a gusto en el trabajo.

Demasiado estrés durante demasiado tiempo no genera aprendizaje, sino que provoca lo que se conoce como estar quemado en el trabajo (en inglés, síndrome burnout). Los trabajadores quemados se sienten agotados emocionalmente, obtienen baja o nula realización personal de sus tareas laborales, se valoran negativamente a sí mismos y terminan experimentando fatiga crónica, dolores de cabeza, molestias musculares o gastrointestinales, trastornos menstruales, ansiedad e incluso depresión. Según escribió el filósofo surcoreano Byung-Chul Han, filosofías como la de la «zona de confort» nos hacen interiorizar la represión del sistema. Nos terminamos viendo como «emprendedores de nosotros mismos» e intentamos «optimizarnos» como si el entorno no influyera. Y si no logramos un éxito decente, nos culpamos a nosotros mismos y nos avergonzamos. Algo que el psicólogo valenciano David Picó Vila ha visto en sus pacientes. Para él, ese concepto crea «un discurso culpabilizador, cuando la realidad es que no todo depende de la voluntad del individuo». A Picó no le gusta emplear ese término con sus pacientes, especialmente con los más jóvenes, porque «ya lo traen aprendido de verlo en todas partes y llegan a la consulta sintiéndose culpables de sus miedos y fobias».

NO ESTAMOS SOLOS

El psicólogo David Picó cree que hablar de la zona de confort “es un discurso individualista y no somos individuos aislados; casi es mejor que ampliemos nuestra zona de confort, que ésta incluya más cosas”. Y añade que es mejor trabajar en un ambiente que sea estimulante. El estrés, explica Picó, “no aumenta la productividad”. Algo que parecen confirmar estudios científicos, como el realizado en 2014 por el doctor Pedro Gil-Monte, que documentó que los entornos de trabajo demasiado poco confortables producían, entre otros efectos, un menor compromiso con la empresa, cambios en la relación con los compañeros, un deterioro en la calidad y cantidad de trabajo,absentismo, presentismo, y abandono laboral.

Las consecuencias laborales de la crisis económica (mayor precariedad, bajos salarios, peores condiciones laborales) crean, según Picó, las condiciones para que los trabajadores tengan más posibilidades de quedarse paralizados o de pedir una baja médica que de aprender por no sentirse a gusto. Picó lo resume con la siguiente frase: «No he visto ningún caso en el que el estrés laboral se traduzca en una mayor eficiencia». El psicólogo valenciano cree que conceptos como el de la «zona de confort» o la «cultura del esfuerzo» «están bien, pero no han de usarse de manera tan alegre, porque provocan generalizaciones que crean estrés y sentimientos de culpa cuando la gente los incorpora sin más» y añade que, tal y como son usados por empresas y coach, se termina convirtiendo en «un discurso explotador».

Ovidio Peñalver comparte parcialmente que determinados gurús de la autoayuda hacen más mal que bien. «Hay algunos que son auténticos cantamañanas y dan consejos que pueden ser perniciosos». Sin embargo, explica, la gente puede terminar acudiendo a estas personas porque hay un ‘nicho de mercado’. Debido a que, según Peñalver, hay una «enorme necesidad real de consejos para vivir mejor, para ser más felices». Aun así, defiende que dentro de toda la oferta también existen personas que dan consejos muy valiosos dentro de sus libros, cursos y talleres.

Peñalver no cree que el concepto de la «zona de confort», por generalizado que esté, tenga necesariamente que dañar a un trabajador que esté en una situación de precariedad laboral o estrés. Para él, salir de esa situación también implica poseer «una sana ambición y una actitud propositiva». Así, para Peñalver, una manera de poner en práctica esa filosofía puede ser plantar cara a un jefe abusón, buscar un nuevo trabajo e incluso unirse a un sindicato para iniciar acciones colectivas.

«Se trata de no resignarse y de tener voluntad», insiste Peñalver. «Ello implica correr riesgos y sacrificar cierto grado de seguridad en lugar de quejarse; tratar de cambiar la situación». Como psicólogo y como coach, Peñalver cree que salir de la zona de confort y realizarse en el trabajo es posible si: «aprendes a conocerte a ti mismo, sabes reconocer tu talento y consigues sacarte brillo a ti mismo; si aprendes a convertirte en la mejor versión de ti».

Los masajes ayudan a mejorar nuestro sistema inmune frente a la gripe

La masoterapia consiste en la utilización de diversas técnicas de masaje con un objetivo terapéutico. Los tejidos que el masaje moviliza pueden incluir músculos, tendones, ligamentos, piel y vasos linfáticos u órganos del sistema gastrointestinal. Existen más de 80 tipos de masaje, según sus objetivos y beneficios.

gripe

El Instituto de Investigación del Tacto, con sede en Miami (Estados Unidos) asegura que la terapia de masaje puede mejorar la atención, aliviar síntomas depresivos, reducir el dolor y la liberación de hormonas relacionadas con el estrés, además de mejorar la función inmune. […]

El reiki se impone en hospitales de todo el mundo

reiki_so
En Estados Unidos, el método japonés que utiliza la energía para sanar enfermedades físicas y mentales ya es una práctica común dentro del sistema hospitalario tradicional. En la Argentina, comienzan a aplicarlo tímidamente. El método de sanación oriental comenzó a ser utilizado hace 90 años, pero recién hace poco fue aceptado por una parte de la comunidad médica occidental. Ricardo Murillo, maestro reikista, explica en qué consiste la disciplina oriental.

Las manos mágicas.

Cuando tenía 55 años, en 1920, el japonés Usui Mikao aprendió en el monte Kurama de Kioto la forma de canalizar la energía universal con fines terapéuticos. Denominó al método Reiki y comenzó expandir sus conocimientos iniciando a otros Maestros. En 1938 uno de sus discípulos, Chujiro Hayashi, inició a la norteamericana Hawayo Takata, quien importó a Occidente el método de sanación oriental, que poco a poco comienza a integrar las rutinas de médicos y enfermeros en el cuidado diario de sus pacientes como complemento de los tratamientos tradicionales. Hoy, en Estados Unidos, al menos quince hospitales están inscriptos en el website Reikiinhospitals.org. […]

BIENVENIDOS

Somos una empresa que brinda servicios de excelencia para dominar el estrés, dirigido al público en general y las organizaciones que deseen aumentar su desempeño a través de la mejora del rendimiento, clima laboral y motivación de sus colaboradores, que se consigue a través del manejo del estrés.

Solicita Información a ventas@soludistress.com

¡SUSCRíBETE AHORA!

Ingresa tu correo electrónico y te enviaremos todas las promociones y noticias que tenemos para ti:

All for Joomla All for Webmasters