Los aceites esenciales son una maravillosa herramienta con la que completar y complementar una buena sesión de trabajo corporal o masaje. Los aceites esenciales son extractos líquidos, concentrados, obtenidos por destilación, por el arrastre con vapor de plantas aromáticas u órganos de la planta (flor, hoja, madera, raíces, cortezas, frutos, …) o de hierbas.

El aceite esencial es el ingrediente activo, es decir, todos sus componentes tienen un efecto terapéutico y se obtienen por destilación al vapor de la planta fresca. Tienen el olor de la planta, pero mucho más potente. 

Los aceites esenciales también llamados «esencias» de los cítricos , son extraídos por prensado en frío de la cáscara. Sirven a una variedad de propósitos: baños aromáticos, quemadores de incienso, aceites corporales, perfumes, en la cocina como especias, etc . Son valorados por la fragancia fresca y limpia que emiten. 

Los fabricantes a veces destilan varias toneladas de plantas para obtener un litro de aceite esencial, lo que explica el precio exorbitante de algunos aceites.  Por lo que hay que evitar el barato, ya que un aceite esencial demasiado barato es necesariamente de baja calidad o «fraudulento», es decir, estará cortado o mezclado con otras sustancias naturales (aceites vegetales, alcoholes …) o químicos (disolventes, colorantes, fragancias de síntesis …).

Los aceites esenciales (aceite esencial de manzanilla romana, aceite esencial de lavanda, menta …): tienen propiedades muy variadas (digestivo, tónico, calmante, relajante…) tienen textura no grasa aunque hablamos de «aceite» esencial y es en realidad el resultado de la extracción de la esencia contenida en los diversos órganos de las plantas.

En su composición podemos encontrar entre otros muchos compuestos:

  • Terpenos
  • Aldehídos
  • Cetonas
  • Ácidos
  • Esteres
  • Lactonas

Los Mejores aceites esenciales y sus beneficios para los masajes :

  • Albahaca: se utiliza para el dolor de cabeza y migrañas, también para la fatiga física y mental.
  • Canela: es afrodisíaco y estimulante mental.
  • Cedro: efecto sedante indicado para el estrés
  • Clavo de olor: agotamiento físico y mental así como dolores musculares y articulares.
  • Geranio: antidepresivo, relajante y para restaurar y estabilizar emociones. 
  • Jengibre: dolores reumáticos y musculares, agotamiento sexual y físico.
  • Lavanda: es un sedante muy efectivo, se utiliza en problemas de insomnio. Ayuda a balancear estados emocionales como histerias depresiones, calma, relaja.
  • Mandarina: calmante y sedante, brinda alegría.
  • Manzanilla romana: Se utiliza contra los dolores estomacales, dolores musculares, dolores a las articulaciones.
  • Menta: estimula el cerebro ayuda a despejar los pensamientos. 
  • Mejorana: Dolores menstruales, cefaleas y migrañas, moderadamente, inductor del sueño.
  • Naranja: es antidepresivo, refrescante y alegre.
  • Pino: estimulante del sistema nervioso, brinda energía y bienestar.
  • Azahar o Neroli: Insomnio, ansiedad, depresión, moderadamente analgésico, tensión o dolor premenstrual.
  • Romero: estimula la memoria, la claridad mental, y es un estimulante físico. 
  • Tomillo: Es tónico y energizante en el nivel físico, mental y emocional, mejora la memoria.

Como podemos ver los aceites esenciales pueden ser una herramienta muy útil para diferentes patologías, y tienen unas formas de aplicación variada que puede adaptarse a cada persona. 

Fuente: Fisioonline. (2018). Aceites esenciales en el masaje. Cómo y cuáles usar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *